QUE TODOS SEAMOS HERMANOS

 

Partiendo de la premisa que es la caridad la que posee un dinamismo universal capaz de construir una sociedad nueva, es solo a través del respeto a las personas lo que nos hace amar el bien común y nos lleva a buscar el bien de los demás, considerados no solo individualmente sino también en la dimensión social que las une.

La gratuidad existe y se puede impulsar de manera mutua y recíproca, porque es la capacidad de hacer algunas cosas porque sí, porque son buenas en sí mismas, sin esperar ningún resultado exitoso, sin esperar inmediatamente algo a cambio.

Es la solidaridad que experimentamos en una comunidad la que nos ayuda a acercarnos, a expresarnos y a escucharnos, a fin de poder conocernos mejor, buscando puntos de contacto, que se potencian y concretizan en la apertura al diálogo, de ahí que el bien común requiera del consenso, de una cultura del encuentro, que busque puntos de contacto y que tienda puentes que nos incluya a todos.

La amistad social entonces se hace posible desde la amabilidad, tratando bien a los demás, y como dice el Papa Francisco, “decir permiso, perdón y gracias”.

Como comunidad estamos llamados a crear espacios de escucha que rompan la indiferencia, donde el cultivo de la amabilidad no es un detalle menor ni una actitud superficial o burguesa, ya que facilita la búsqueda de consensos y abre caminos donde la exasperación destruye todos los puentes, de ahí la necesidad de esforzarse cada día por todo esto a fin de crear una convivencia sana que venza las incomprensiones y prevenga los conflictos.

Tenemos que aprender a crear caminos de reencuentro, cada uno desde su competencia, lo que implica recuperar el valor del perdón, y donde el aporte de las experiencias de fe, la búsqueda sincera de Dios, el respeto y la fraternidad, no deben ser empañados con nuestros personales intereses.

Como creyentes tenemos que volver siempre a la fuente de lo esencial que debe guiar siempre nuestras vidas: el amor a Dios y al prójimo.

San Vicente de Paul decía: “El amor cristiano es un amor por el que se aman unos a otros por Dios, en Dios y según Dios, es un amor que hace que nos amemos mutuamente por el mismo fin por el que Dios ama a los hombres, que es para hacerlos santos en este mundo y bienaventurados en el otro; por eso, este amor hace que miremos a Dios y no miremos mas que a Dios en cada uno de los que amamos”.

Al final de cuentas, nadie puede contradecir que la entrega es el mejor signo del amor. El mismo Jesús nos decía: “Todos ustedes son hermanos, y eso es lo que propiciamos y defendemos al hacer efectiva la caridad”.

 

                                                         Don Marcelo

EL DON DE DAR VIDA:

MATERNIDAD Y ESPIRITUALIDAD

En el suave murmullo de mi hogar, el eco de risas infantiles y el palpitar de juguetes dispersos por el suelo danzan en armonía. Como cuidadora de dos pequeños seres, mi corazón se llena de gratitud por el don de la maternidad, un regalo que encuentro profundamente entrelazado con la figura de María, quien abraza a todos como propios.

El Día de la Madre nos invita a reflexionar sobre el papel sagrado que desempeñamos como transmisoras de afecto y sobre el cariño incondicional que nutre nuestras almas. Para mí, esta jornada es una oportunidad para honrar a la Madre de Dios, la que acoge a todos con el más puro amor, cuya devoción y compasión son guías de esperanza para todas las personas.

En mi camino como mamá, encuentro en Santa María un modelo de fuerza, humildad y entrega desinteresada. Su vida está marcada por el servicio y la dedicación total a Dios y a los demás. Como guía maternal, ella conoce el peso de la responsabilidad y la alegría de nutrir y cuidar a otros. En cada momento de mi propia experiencia, busco su compañía y su inspiración, confiando en su intercesión y ejemplo para orientar mi camino.

La devoción a María como madre de todos es una fuente de consuelo y esperanza en tiempos de alegría y dificultad. Su afecto trasciende fronteras y abraza a toda la humanidad con ternura y compasión. En sus brazos, encontramos refugio y consuelo, sabiendo que somos amados y cuidados como hijos e hijas amados de Dios.

Como progenitoras, llevamos el divino poder de la creación en nuestro ser. Al igual que el Dios creador, nosotras, con cada gesto de afecto y cuidado, diseñamos la estructura de la vida, damos forma a las almas y moldeamos el futuro. En el milagro de la maternidad, nos elevamos al poder divino de generar, nutrir y guiar.

En este mes dedicado a la Madre, mi corazón se llena de agradecimiento por la Su presencia amorosa en mi vida. Su ejemplo de amor y sacrificio ilumina mi camino como cuidadora, recordándome la importancia de amar sin reservas y de confiar en la voluntad divina en cada paso del camino.

Que esta fecha sea un recordatorio para todas las personas del mundo sobre la belleza y la importancia de su labor. Que podamos encontrar consuelo y fortaleza en la devoción a la Madre Santísima, quien nos guía con ternura y compasión.

En el horizonte, el sol se eleva, iluminando el camino que se extiende ante mí. Con el corazón rebosante de amor y reconocimiento sincero, doy gracias a Dios por el regalo incomparable de la experiencia humana y por la presencia amorosa de La Virgen, quien nos acoge a todos con su maternal abrazo.

Anaïté Zurbriggen

La Fiesta de la Divina Misericordia

El primer domingo después de la Pascua, la Iglesia celebra la Fiesta de la Divina Misericordia, cuya imagen se difundió por todo el mundo después de que el mismo Señor se revelara a Santa Faustina en 1931 en Polonia.

El corazón de Jesucristo es el lugar donde experimentamos la misericordia, quien se compadece de nuestras debilidades, ya que Él mismo fue puesto a prueba en todo como nosotros, excepto en el pecado (cf. Hb 4,15). Por lo tanto, Cristo nos acoge en Su Misericordia, en el trono de Su corazón, viniendo a nosotros, como Él mismo dijo a Santa Faustina: “No tengas miedo, alma pecadora, de tu Salvador; Yo soy el primero en acercarme a ti” (Diario 1.485).

Necesitamos estar dentro del corazón misericordioso de Jesús, que siempre está abierto y accesible para todos y podemos percibir esta realidad cuando Nuestro Señor le dice a Santa Faustina: “Mi misericordia es más grande que tu miseria y la del mundo entero. ¿Quién ha medido Mi bondad? Por ti bajé del cielo a la tierra, por ti dejé clavarme en la cruz, por ti permití que Mi Sagrado Corazón fuera abierto por una lanza, y abrí la Fuente de la Misericordia para ti.” (D. 1.485).

Jesús no hace acepción de personas para derramar Su Misericordia redentora. Se empeña en llamar a excluidos y pecadores (Cf. Marcos 2,17), involucrando a todos en Su plan salvífico. De esta manera, Cristo no hace distinción para manifestar Su misericordia, que es para todos. Sin embargo, a menudo nos apartamos de la misma cuando insistimos en el sentimiento de culpa, que nos hace bloquear Su acción en nosotros, ya que quedamos paralizados por culpas relacionadas con lo que hicimos y lo que no hicimos a lo largo de nuestra vida.

Necesitamos estar dentro del corazón misericordioso de Jesús, que siempre está abierto y accesible para todos.

En la Catequesis del Papa Francisco, el 10 de septiembre de 2014, él dijo: “Es la misericordia, la que cambia el corazón y la vida, es la que puede regenerar a una persona y permitir que ella se inserte de nuevo en la sociedad”. Sabemos que Jesús es esa misericordia que transforma los corazones, pero necesitamos convencernos interiormente de esta verdad y ponerla en práctica en nuestra vida.

Que, de la Madre de la Misericordia, la Virgen María, nos guíe en esta "misericordia que se extiende, de generación en generación" (Lucas 1,50), para que, como su Hijo Jesús, podamos testimoniar con la vida lo que profesamos por la fe.

"¡Jesús, en Ti confío!"

Felipe Almeida

Vivencias Pascuales alrededor del Mundo:

Un Viaje Espiritual por Diversas Tradiciones y Culturas

A lo largo de mi vida, he experimentado la Pascua en distintos rincones del mundo, donde la espiritualidad se teje con las telas de la cultura y la tradición. En mi infancia en Brasil, la Pascua se llenaba de alegría y música, mientras que, en Suiza, la festividad adquiría una tonalidad más reflexiva y se arraigaba en la naturaleza, dejando en mi corazón una huella espiritual única.

Desde las procesiones sagradas en Guatemala hasta la fusión única de rituales en Perú, cada país me reveló un lienzo vibrante de vivencias pascuales.

En la Antigua Guatemala, las estrechas calles cobran vida con las procesiones de Semana Santa. Las alfombras de flores, llenas de color y significado, se convierten en un camino efímero hacia la resurrección. La fragancia del incienso se mezcla con la devoción de los devotos que llevan imágenes religiosas, creando una experiencia que va más allá de lo visual, una inmersión en la Pasión y la Renovación.

Mi travesía en Perú añadió capas de complejidad a mi comprensión de la Pascua. Allí, las tradiciones cristianas se entrelazan con las raíces culturales indígenas, formando un mosaico espiritual único. Las representaciones de la Pasión adquieren vida con colores vibrantes, expresiones artísticas que capturan la diversidad cultural del país.

Polonia se presenta con una comunión especial en la Pascua. La bendición de los alimentos el Sábado Santo, con canastas rebosantes de pan, jamón y huevos, crea un momento de unión familiar en la fe y gratitud. La tradición del Śmigus-Dyngus, con su rociado de agua, añade alegría y camaradería a la celebración.

Costa de Marfil revela una convivencia única entre musulmanes y católicos, donde la Pascua se celebra con la mezcla de tradiciones cristianas y africanas. La armonía entre comunidades es un testimonio viviente de tolerancia y respeto, fusionando creencias en una celebración compartida.

En este viaje espiritual, he descubierto que, al celebrar la resurrección, honramos nuestras diferencias y tejemos un hilo invisible que conecta nuestros corazones en la esencia misma de la fe: la esperanza eterna y la renovación del espíritu.

Anaïté Zurbriggen

HAGAMOS EL BIEN A TODOS (GA 6,9–10)

QUERIDOS HERMANOS, LA CUARESMA ES UN TIEMPO FAVORABLE PARA LA RENOVACIÓN PERSONAL Y COMUNITARIA QUE NOS CONDUCE HACIA LA PASCUA DE JESUCRISTO MUERTO Y RESUCITADO.

Pero, ¿Qué es para nosotros este tiempo favorable? Ciertamente, la Cuaresma es un tiempo favorable, pero también lo es toda nuestra existencia terrena, de la cual la Cuaresma es de alguna manera una imagen. Con demasiada frecuencia prevalecen en nuestras vidas la avidez, el deseo de tener y consumir, como nos enseña la parábola evangélica del hombre necio, que consideraba que su vida era segura y feliz porque había acumulado una gran cosecha en sus graneros hasta que Dios lo llamó a su presencia. La Cuaresma nos invita a la conversión, a cambiar de mentalidad, para que la verdad y la belleza de nuestra vida no radique tanto en el poseer cuanto en el dar, no estén tanto en el acumular cuanto en sembrar el bien y compartir.

Es Dios que sigue derramando en nosotros semillas de bien, por eso durante este período estamos llamados a responder al don de Dios acogiendo su Palabra viva y eficaz. Y si esto ya es un motivo de alegría, aún más grande es la llamada a ser colaboradores de Dios, utilizando bien el tiempo presente para sembrar también nosotros, obrando el bien.

Y un primer fruto del bien que sembramos lo tenemos nosotros mismos y en nuestras relaciones cotidianas, incluso en los más pequeños gestos de bondad, y sembrando para el bien de los demás. Tristemente, no todos lo hacen, participamos de la magnanimidad de Dios, porque sembrar el bien da a nuestras acciones el amplio alcance de la gratitud, introduciéndonos en el horizonte de los benévolos designios de Dios.

Sabemos que el fruto completo de nuestra vida y nuestras acciones es el fruto para la vida eterna, que será nuestro tesoro en el cielo, y esta esperanza no es otra que la luz que Cristo resucitado trae al mundo.

Por eso la Cuaresma nos llama a poner nuestra fe y nuestra esperanza en el Señor, porque solo con los ojos fijos en Cristo resucitado podemos acoger la exhortación del Apóstol: «No nos cansemos de hacer el bien», recordándonos cada año que el bien, como también el amor, la justicia y la solidaridad, no se alcanzan de una vez para siempre; han de ser conquistados cada día, lo que nos permitirá de comenzar a saborear la alegría del Reino de los cielos, cuando Dios será todo en todos.

Padre Marcelo

Palabra de nuestro Presidente . . .

Querida comunidad católica de Biel:

Me alegra dirigirme a ustedes en este inicio de 2024, momento propicio para reflexionar y compartir cambios en nuestra Misión Católica de Lengua Española. Aprovecho para presentarme y dar la bienvenida a los nuevos miembros del Consejo.

Es un privilegio contribuir a la comunidad que ha acogido a mi familia durante más de 14 años en Biel. Experimentar la fe en nuestra lengua materna es un regalo, y al llegar a esta ciudad, descubrimos la hermosa Misión que ha perdurado por más de medio siglo.

Considerando este legado, hemos decidido renovar el proyecto de Misión que está bajo la dirección del padre Marcelo. Con alegría, asumí la presidencia del Consejo desde enero de 2023, sucediendo a quienes construyeron las tradiciones que hoy disfrutamos.

Se han sumado nuevos miembros al Consejo: Juan José Santolaya en Finanzas y Brenda Treviño como secretaria. El resto del Consejo continúa con miembros de larga trayectoria: Fernando Termerón, Pilar Florenza y José Antonio Ordás.

Por otro lado, Felipe Almeida es nuestro Colaborador Pastoral desde agosto de 2023. Su apoyo es reconocido en diversas áreas de la parroquia. Las catequistas Pilar Florenza y Mayra Cisneros lideran grupos de catequesis con más de 30 niños preparándose para la Comunión y Confirmación. Contaremos con una nueva secretaria de la misión, reforzando tareas administrativas y asegurando atención de calidad en horario de oficina.

En reuniones recientes de consejo, surgieron ideas para fortalecer la comunidad. Buscamos llegar a todos los hispanohablantes en Biel, animándonos a construir nuestra vida de Iglesia. El proyecto incluye oportunidades de convivencia, aperitivos, actividades recreativas en verano y eventos tradicionales como la paella.

Los invito a participar y unirse a este proyecto. No duden en acercarse al Consejo, a la Misión o al padre Marcelo para compartir ideas o necesidades.

Les envío un afectuoso abrazo y les deseo un excelente comienzo de año.

Luis Garza

    

LA PAZ ES UN GRITO QUE MERECE SER ESCUCHADO

Cuando, en la plenitud de los tiempos, Dios se hizo hombre, el camino elegido fue el de nuestra humanidad a través de María…

Y este modo suyo de venir a salvarnos es el mismo camino por el que también nos invita a seguirlo, a continuar junto a Él tejiendo una humanidad nueva, libre y reconciliada, donde la bondad es un factor importante de la cultura del diálogo, indispensable si queremos vivir en paz y como hermanos, porque es la bondad la que nos ayuda a vivir mejor y a humanizar nuestra sociedad.

Cada inicio de un Nuevo Año es una invitación a fortalecer la fraternidad, especialmente en estos tiempos donde la paz parece no reinar en todo el mundo como consecuencias de los horrores de las guerras.

La pregunta que todos nos debemos hacer es la siguiente: ¿Podemos estar agradecidos del año que hemos dejado atrás? Si, podemos y debemos estar agradecidos, como lo hizo la Virgen María, ella que al contemplar al Hijo siente la cercanía de Dios, siente que Dios no ha abandonado su pueblo, ha venido, está cerca, es Dios con nosotros.

Lo que necesitamos es tener un corazón “lleno de asombro” que proviene del misterio de la realidad: una flor, una historia de vida, un encuentro …

Por eso el asombro de María esta lleno de gratitud, y esta actitud puede orientar al mundo, incluso en los difíciles momentos que nos tocan vivir, donde nuestra corresponsabilidad con Dios nos enseña el camino para poder ser todos hermanos en la paz y en la esperanza que no defrauda jamás, porque deriva del seguimiento de Aquel que nos salvó en la cruz.

Mis deseos para este Año Nuevo 2024 es el de centrarnos en las cosas que son buenas y que nos unen, construyendo juntos una comunidad donde la solidaridad y la caridad sean el “leit motiv” que nos permita crecer como personas y como cristianos.

Es cierto que vivimos tiempos inciertos y difíciles, donde muchos están asustados por el futuro y agobiados por los problemas sociales, los problemas personales, los peligros derivados de la injusticia y los horrores de las guerras.

Pero la paz exige acciones concretas y se construye estando atentos a los más pequeños, promoviendo la justicia, con el coraje de perdonar, apagando así el fuego del odio.

De esta forma seremos capaces de transformar los problemas en oportunidades de renacimiento y crecimiento, manteniendo unidos los hilos de la comunión de la comunidad en lugar de generar conflicto y división, donde todos somos llamados a colaborar, partiendo del proprio corazón y de las relaciones personales entre nosotros.

Padre Marcelo Igrisani

 

LA NAVIDAD, TIEMPO PARA RENACER Y RECREAR …

Queridos hermanos: ¡Un saludo de Navidad! Que todo lo bueno que el nacimiento del Niño Jesús trajo a nuestras vidas se renueve, mientras esperamos con gozo la gran celebración de su Nacimiento el próximo 25 de diciembre.

 

No sé si nos hemos dado cuenta que el mundo actual, del cual todos somos parte, apunta cada vez más al secularismo, y lo hace de una manera tan sutil que corremos el riesgo de que un Niño llamado Jesús ya non sea el motivo visible de la Navidad y mucho menos que su presencia en nuestras vidas.

 

La Navidad es una celebración de la vida. Es la celebración que nos provoca la buena noticia que Dios nace entre nosotros y que nosotros renacemos con Él. La alegría de la Navidad nace con un niño en un pesebre, una celebración que nos hace renacer y recrear nuestra propia vida, la comunidad y la sociedad misma.

 

En el niño del pesebre resplandece la luz y el amor de Dios, de ahí la felicidad que como cristianos vivimos por el nacimiento de Jesús.

Dice Anselm Grün: “La alegría es la característica fundamental de todos los villancicos. El nacimiento de un niño es siempre causa de alegría, pero cuando Dios se hace humano, se realiza en nosotros algo de extraordinario. Sabemos que ya nunca mas estaremos solos en la tierra, que, si esta tierra es nuestra patria, es únicamente porque Dios mismo está con nosotros. En Jesús, Dios recorre todos los caminos con nosotros. Nuestra vida ha sido transformada para siempre. La luz de Dios brilla en nuestras tinieblas”.

 

Las fiestas navideñas nos pueden no solo  ayudar a vivir nuestra realidad con esperanza y unidos con Dios en la intimidad del encuentro con Él y también de unos con otros, sino también a invertir nuestras energías en el cuidado de las personas vulnerables y expuestas, y así recrear nuestras relaciones humanas atendiendo a los ancianos y enfermos; a las familias probadas por el desempleo: a los adolescentes desconcertados y confundidos que se encuentran en la búsqueda de su identidad, etc., siendo este contexto el que nos da una oportunidad para generar nuevas relaciones humanas.

La Navidad entonces nos da la alegría para recrear un futuro de solidaridad y fraternidad humana, porque el amor que fluye en los corazones humanos es mucho mas grande que las tragedias que nos circundan, renacer y recrear un mundo nuevo porque Dios está con nosotros y no nos abandonara jamás.

Que esta Navidad traiga a nuestras vidas a quien realmente necesitamos: a un Dios hecho Niño en la persona de Jesús.

Unidos espiritualmente por la oración les deseo a todos una ¡MUY FELIZ NAVIDAD!

 

 Padre Marcelo Ingrisani

LA SOLIDARIDAD, AL CENTRO DEL CORAZÓN DEL HOMBRE.

Proyecto: Agua para beber.

Este nuevo proyecto, al cual adhiere la Misión Católica de Lengua Española, gracias al aporte generoso de sus miembros, se desarrolla en el pueblo de Sabambon al oeste de Haití y frontera con la República Dominicana.

La comunidad local no tiene acceso directo al agua potable y el acceso más cercano es un río a dos horas de distancia por rutas peligrosas. Con la construcción de dos tanques de recogida de agua potable, la realización de talleres y la formación de dos comités para la administración y gestión del recurso hídrico se garantiza el derecho universal al agua para las personas que habitan en la comunidad.

Haití en la última década ha sido teatro de desastres naturales como terremotos, huracanes y crisis sanitarias como la del Covid 19.

Históricamente, PROCLADE, la fundación a la cual adherimos para este proyecto, y los misioneros claretianos, han trabajado conjuntamente en numerosos proyectos para dar respuesta a la extrema vulnerabilidad que ha sufrido la población de Haití a lo largo de los años.

Este proyecto se desarrolla en una zona rural habitada por alrededor de 3500 haitianos (en gran parte mujeres, lo que hace que muchas familias sean monomarentales, ya que hay mucha migración masculina en busca de trabajo), viviendo en condiciones de extrema vulnerabilidad, dado al inexistente acceso a recursos básicos e infraestructuras de la zona, y de la falta de atención por parte del estado haitiano en la garantía de sus derechos fundamentales.

La comunidad local de Sabambon no tiene acceso directo al agua potable, por eso, la construcción de dos tanques de recogida de agua potable garantizara el acceso al agua dotando a la zona de una infraestructura básica para el cumplimiento de sus derechos fundamentales.

Se realizará también un taller formativo sobre la gestión comunitaria de este recurso que beneficiaran a la población. Así, este proyecto mejorara directamente la condición de vida de casi la totalidad de las personas de esta zona.

  • Costo total del proyecto: 21.137, 63 euros
  • Solicitado a la Mision Católica de Lengua Española de Bienne: 5.000 euros.
  • Cifra entregada: 6.000 francos.

 

 

Ce site web utilise des cookies. Par la navigation que vous y poursuivez, vous en acceptez l'utilisation et donnez votre consentement avec notre politique de protection des données.